"Un hombre que limita sus intereses limita su vida" (Vincent Price)

domingo, 14 de febrero de 2010

Kaw-Liga, una historia de amor para San Valentín


Que el amor es el tema más recurrido de la música moderna está más allá de toda discusión... Como casi todos los seres humanos nos hemos enamorado en alguna ocasión o hemos dejado que nos rompan el corazón de vez en cuando, siempre es fácil poder identificarse con la letra de tal o cual canción o ver un reflejo de tus vivencias en alguna de ellas... Os presentamos la primera entrega de Las cosas que se cantan por amor...


¿Pueden los enamorados no correspondidos celebrar San Valentín o tienen un santo patrón aparte? El amor puede presentarse de muchas formas, y la de la historia de esta canción siempre me ha resultado tan simpática como patética...

Una de las letras de amor más graciosas que puedo recordar es la de Kaw-Liga, de Hank Williams, grabada nada menos que en 1952. Paleto, borracho y pendenciero como él solo, Williams sentó en los años 40 y 50 las bases de country moderno -del que está considerado el padre indiscutible- antes de inaugurar la cuestionable moda de morirse ahogado en su propio vómito a los 29 años (tradición que continuarían, entre otros, Jimi Hendrix, Mama Cash o Bon Scott, y siempre según versiones).

La letra de la canción mencionada habla de un indio que responde a ese nombre (se pronuncia "Co-Laiya") y que resulta ser una de esas típicas estatuas de madera tan de moda en otros tiempos en las tiendas norteamericanas. Kaw Liga se queda prendado de una india morena de la tienda de antigüedades de enfrente (parece ser que es también una estatua), pero es demasiado cabezota y orgulloso (al fin y al cabo, su corazón está hecho de pino) para mostrar su amor. La india todo es engalanarse y esperar a que Kaw Liga se le declare, pero él, erre que erre. Al final, alguien compra a la india y Kaw Liga se queda más solo que la una y deseando volver a ser un árbol.

¿No habéis sido vosotros un poco "Kaw-Ligas" alguna vez? Yo sé de uno que sí...

No dejéis de oír la canción original:
Ni de leer su letra (muy divertida) pinchando en la misma página donde pone "Más información" debajo del avatar del que ha puesto la canción.

6 comentarios:

  1. Como siempre un texto rico, rico ... da gusto leer tu blog, ¡¡ a ver si metes mas cine y serie B !!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Poco a poco iremos metiendo más cosillas. Precisamente sobre la serie B tenía algo pensado, pero quizá no lo que tú esperas...

    ResponderEliminar
  3. Lord,
    no nos habló usted tiempo ha de esta canción o me pierdo en algún otro camino? En el pasado bailaba Kaw-Liga a ritmos diferentes a cargo de una banda de extraños, The Residents.
    Encantado de aprender.Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sí, de hecho fue un mail que os envié hace tiempo, y me pareció oportuno rescatarlo para el blog en tan "señalada" fecha.
    The Residents hicieron una de las muchas versiones que ha tenido esta canción, mezclando la letra original con el bajo de "Billie Jean"...

    ResponderEliminar
  5. Me encanta que hayas rescatado esta canción sobre este curioso amor, porque me recuerda que hay muchas formas de amar y para mi todas son válidas, pese a que estoy adherida a la más tradicional de ellas.
    Todavía no he podido leer todos los post, pero lo haré con el tiempo. Ánimo, me encanta leer todo lo que escribes.

    ResponderEliminar
  6. ¡Gracias! Me veo ya con el Nobel en la mano :D

    ResponderEliminar